Consejos para un feliz "Proyecto Sentido"

Recursos

Consejos para un feliz “Proyecto Sentido”

Consejos para el Proyecto Sentido

La expresión Proyecto Sentido la originó Marc Fléchet, un francés que tuvo una vida marcada por su concepción, ya que su madre lo concibió en la cárcel durante la Segunda Guerra Mundial con el propósito de reducir su pena.

Está estudiado que durante los meses de concepción, lo que sucede en el entorno de la familia y especialmente lo que la madre pueda estar pensando y sintiendo, es absorbido por el bebé e influye en la vida del niño y lo acompaña hasta la vida de adulto.

Si tu bebé se gestó en un entorno de sentimientos y emociones de baja vibración, recordá que siempre estás a tiempo para transmutar esa experiencia. Y si tu bebé está en tu vientre, podes leer unos consejos de Osho para este momento especial de sus vidas:

Antes de que nazca el niño deberías entrar todo lo profundamente que puedas en la meditación.

Cuando el niño está en tu vientre, cualquier cosa que haces va continuamente al niño como vibración. Si estás enfadada, tu vientre tiene la tensión de la ira. El niño lo siente inmediatamente. Cuando estás triste, tu vientre tiene la atmósfera de la tristeza. Inmediatamente el niño se siente apagado, deprimido.

El niño depende totalmente de ti. Del humor que estés tú, con ese humor está el niño. Ahora mismo el niño no tiene independencia. Tu atmósfera es su atmósfera. Así que no más peleas, no más enfados. Por eso digo que ser madre es una gran responsabilidad. Tendrás que sacrificar muchas cosas.

Ahora, durante los meses que vienen tienes que estar muy, muy alerta. El niño es más importante que ninguna otra cosa. Si alguien te insulta, acéptalo, pero no te enfades.

Di: «Estoy embarazada, y el niño es más importante que enfadarme contigo. Este episodio pasará y a los pocos días no recordaré quién me ha insultado y lo que he hecho. Pero el niño va a estar al menos setenta, ochenta años en el mundo. Es un gran proyecto.» Si quieres, puedes tomar nota de ello en tu diario. Cuando nazca el niño, entonces te puedes enfadar, pero no ahora mismo. Simplemente di: «Soy una madre embarazada. No me puedo enfadar, no está permitido.» Esto es lo que yo llamo comprensión sensible.

No más tristeza, no más ira, no más odio, no más peleas con tu pareja. Ambos tienen que cuidar del niño. Cuando hay un niño, ustedes dos son secundarios; el niño tiene todas las preferencias. Porque va a nacer una nueva vida… y va a ser su fruto.

Si ya desde el principio entra en la mente del niño ira, odio, conflicto, entonces están causándole el infierno. Sufrirá. Entonces es mejor no traer al niño al mundo. ¿Para qué traer un niño al sufrimiento? El mundo está en un sufrimiento tremendo.

En primer lugar, traer un niño a este mundo es algo muy arriesgado. Pero incluso si quieres hacerlo, al menos trae a un niño que será totalmente diferente en este mundo, que no será desgraciado, que al menos contribuirá a que el mundo tenga un poco más de celebración. Traerá un poco más de festividad al mundo… un poco más de risa, amor, vida.

Así que durante estos días, celebra, baila, canta, escucha música, medita, ama. Sé muy suave. No hagas nada apresurado, con prisa. No hagas nada con tensión. Hazlo lentamente. Aminora el paso absolutamente. Va a llegar un gran huésped, tienes que recibirlo.

Osho – El libro de la Mujer

OSHO es una marca registrada de Osho International Foundation utilizada con permiso, http://www.osho.com/trademarks. Parte del material aquí utilizado (imágenes y citas) es Copyright © OSHO International Foundation, www.osho.com/copyright.

Por Juan Llamosas

Comparto procesos de transformación con personas que quieren descubrir todo su potencial. Utilizo PSYCH-K® y las bases de la BioNeuroEmoción®. +Google

Enviar por WhatsApp
Top